Las transacciones comerciales cada vez se realizan de manera más rápida y la velocidad a la que vivimos exige una automatización cada vez mayor en todos los procesos. Esta necesidad de respuesta inmediata requiere del apoyo de una tecnología solvente que permita que se reduzcan los costes empresariales, se aumente la efectividad y se minimicen los errores.